SUAT - Todo lo que debo saber sobre las vacunas

Novedades


10.03.2021

Actualidad

Todo lo que debo saber sobre las vacunas

#SUATsevacuna
#YoMeVacuno

En este momento, las vacunas son un tema recurrente de conversación generándose grandes interrogantes. En tal sentido, SUAT Emergencia Médica comparte amplia información sobre los distintos tipos de vacunas contra COVID-19 y qué implica cada una.

Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) mantiene un documento de trabajo que incluye a la mayoría de las vacunas que se encuentran en desarrollo y las cuales están basadas en diferentes plataformas. Estas últimas se pueden dividir en: proyectos tradicionales -vacunas a virus inactivados o virus vivos-; plataformas que recientemente resultaron en vacunas con licencia que son las de proteínas recombinantes y las vacunas con vectores; y plataforma para vacunas de RNA y DNA.

Todas las vacunas se administran en forma intramuscular, son altamente efectivas contra los casos graves, y disminuyen las internaciones en CTI y la mortalidad.

Sinovac realizó un estudio randomizado doble ciego controlado: se suministraron dos dosis separadas y el perfil de seguridad de la vacuna es excelente al no registrarse reacciones adversas graves -el 90 % de los individuos tuvo seroconversión-. Además, los individuos de entre 18 y 39 años tienen respuesta de títulos de ACS mayores que entre 40 a 59; y también se incluyeron a los adultos mayores.

Por otro lado, Pfizer/BioNTech efectuó estudio randomizado controlado con placebo: vacuna RNA mensajero en dos dosis con un intervalo de tres semanas. En este caso también fueron incluidos los adultos mayores, y los efectos adversos fueron bajos al igual que el título de anticuerpos producidos.

Se ha demostrado que las personas mayores responden menos que los jóvenes; y las vacunas que más incluyen a este grupo etario son la Sinovac y la de Pfizer.

Vacunas inactivadas

Son producidas por el crecimiento del SARS-CoV-2 en cultivos celulares; por lo general, células vero seguidas por la inactivación química del virus y pueden ser producidas en forma relativamente fácil. Sin embargo, su campo puede ser limitado ante la producción del virus en cultivos celulares y el requerimiento para las facilidades de bioproducción; ejemplo de vacuna inactivada es la CoronaVac que es desarrollada por Sinovac Biotech -tanto en China como en India- que se inyecta por vía intramuscular y puede tener hidróxido de aluminio u otros adyuvantes. Debido a que todo el virus es presentado al sistema inmune, la respuesta inmunológica es probable que se dirija no únicamente a la proteína Spike del virus sino también a las proteínas de la matriz y a la nucleoproteína. Varios candidatos de vacuna inactivada han entrado en ensayos clínicos.

Vacunas vivas atenuadas

Se producen generando una versión genéticamente debilitada del virus que replica hasta un grado limitado sin causar enfermedad, pero induciendo la respuesta inmune de manera similar a la que sucede por la infección natural. La atenuación puede lograrse adaptando el virus a condiciones no favorables.

Una ventaja importante es que puede darse en forma intranasal luego de lo cual ellas inducen respuesta inmune de la mucosa logrando proteger el tracto respiratorio superior -el principal portal de entrada del virus-. Además, debido a que el virus se está replicando en el individuo vacunado, la respuesta inmune es probable que se dirija a las proteínas virales estructurales y no estructurales bajo la forma de anticuerpo y respuesta inmune celular.

Sin embargo, las desventajas de estas vacunas incluyen las dudas referidas a la seguridad y la necesidad de modificar el virus.

Vacunas de proteínas recombinante

Pueden dividirse en vacuna recombinante basadas en la proteína Spike, vacunas que se basan en la RBD recombinante y vacunas basadas en partículas similares a los virus. Estas proteínas recombinantes pueden ser expresadas en diferentes sistemas, tanto de células de insectos de mamíferos como en plantas.

El campo, el tipo y la extensión de las modificaciones por traslación varían dependiendo del sistema de expresión. Para las vacunas basadas en la proteína Spike recombinante, la inclusión de dos o más mutaciones estabilizantes y la inclusión de dominio de trimerización, así como el modo de purificación, podrían influir en la respuesta inmune elegida.

La ventaja de estas vacunas es que se pueden producir sin manipular virus vivos; además, algunas vacunas de proteínas recombinantes han sido aprobadas y hay experiencia considerable en su producción. Por otra parte, en cuanto a sus desventajas: la proteína Spike es relativamente dura de expresarse y esto es probable que tenga un efecto en los campos de producción y en el cómo varias dosis pueden ser producidas. La RBD es más fácil de expresar, aunque es una proteína relativamente pequeña cuando se expresa sola y a pesar de que potentes anticuerpos neutralizantes se ligan a la RBD, igualmente carece de otros epítopos neutralizantes que están presentes en la Spike completa.

Vectores de replicación incompetente

Estos incluyen un gran número de ensayos y se basan en otros virus que han sido modificados con ingeniería para que expresen la proteína Spike; la mayoría de estos proyectos toman como base a vectores de adenovirus.

Gran parte de estos vectores se suministran en forma intramuscular y luego de la inoculación expresan la proteína Spike a la cual responde el sistema inmune. Estos proyectos tienen varias ventajas: no es necesario manipular al virus SARS-CoV-2; hay suficiente experiencia en la utilización de algunos de estos vectores; y los vectores muestran una buena respuesta de las células B y T. En cambio, una desventaja es que algunos de estos vectores son afectados y parcialmente neutralizados en caso de existir inmunidad preexistente a éste, pero eso se puede evitar utilizando tipos de vectores que también sean raros en humanos o que deriven de virus animales o hasta empleando virus que no sean muy inmunogénicos per se.

Vectores de replicación competente

Son típicamente derivados de virus atenuados o cadena de virus que ha sido modificada por ingeniería genética para expresar un transgen -en este caso, es la proteína Spike-. En determinadas oportunidades, los virus animales que no se replican de manera eficiente ni causan enfermedad en humanos son los que también se utilizan.

Esta aproximación puede resultar en una inducción más fuerte de la inmunidad debido a que el vector se propaga a una extensión en el individuo vacunado y, a menudo, también dispara una respuesta inmune innata fuerte. A a.Algunos de esos vectores también se los puede administrar a través de superficies mucosas que desencadenan una respuesta inmune local.

Vectores de virus inactivados

Determinadas vacunas del SARS-CoV-2 confían en vectores virales que muestran la proteína Spike en su superficie, pero luego son inactivados antes de utilizarse. La ventaja de este método es que el proceso de inactivación hace que lo vectores sean más seguros al no poder replicarse incluso en un huésped inmunocomprometido.

Empleando los vectores virales estándar, la cantidad de antígeno que es presentado al sistema inmune no puede ser controlado fácilmente; en cambio, en las vacunas de virus inactivados puede ser rápidamente estandarizado, como sucede con las vacunas inactivadas o recombinantes.

Vacunas DNA

Se basan en un plásmido de DNA que puede ser producido a gran escala en las bacterias, típicamente estos plásmidos contienen promotores que codifican la proteína Spike el cual es expresado en el individuo vacunado. Las grandes ventajas de esta tecnología son: la posibilidad de la producción a gran escala en la bacteria Escherichia coli (E. coli); y la alta estabilidad del plásmido del DNA. Igualmente, cabe mencionar que estas vacunas suelen mostrar baja inmunidad y presentan mucha exigencia para su transporte.

Vacunas RNA

Son un desarrollo relativamente reciente. La información genética para los antígenos es entregada a la célula del individuo; tanto el RNA mensajero con modificaciones como un RNA auto replicante pueden ser utilizados, y se requieren más dosis para el RNA mensajero que para el otro. Estas vacunas han mostrado una gran promesa en los últimos años.

Las ventajas de esta tecnología es que se pueden producir completamente in vitro; de todas formas, la tecnología es nueva y no está clara su estabilidad a largo plazo. Son administradas por inyección y, por lo tanto, es improbable que generen una inmunidad mucosa fuerte.

Dr. Oscar López
Médico de SUAT

#SUATsevacuna
#YoMeVacuno

Afiliate
online