SUAT - El papel elemental de una hidratación adecuada

Novedades


15.01.2021

Consejos médicos

El papel elemental de una hidratación adecuada

En esta época caracterizada por las jornadas calurosas, SUAT te recuerda que la hidratación es sumamente importante. Al mismo tiempo, una alimentación equilibrada en cantidad y calidad, variada y suficiente es todo lo que se necesita para lograr o mantener un peso saludable.

Cuando la temperatura es muy elevada se recomienda consumir ingredientes que no sobrecarguen el trabajo digestivo; es decir, se pueden ingerir alimentos bajos en grasas y azúcares en pequeñas porciones distribuidas a lo largo del día. La principal sugerencia de SUAT es la implementación de una dieta con alto contenido en agua y fibra -frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, entre otros-.

Información esencial

Se sabe que 2/3 del peso corporal de un ser humano es agua, lo cual significa que aproximadamente el 70% del peso de una persona adulta está constituido por este líquido. Como resultado, es primordial la ingesta de agua para el mantenimiento de los órganos y tejidos.

Todas las reacciones metabólicas ocurren en agua y dentro de esas funciones se pueden nombrar las siguientes: el transporte de nutrientes, servir de vehículo para eliminar desechos y toxinas, lubricar los tejidos y articulaciones, prevenir el estreñimiento y mantener la temperatura corporal.

Este líquido, tan necesario para la vida, se pierde a través de la orina, las heces, la piel y la respiración. Las pérdidas aumentan cuando se produce sudoración como consecuencia de las altas temperaturas o por la práctica de ejercicio, como también ante la presencia de ciertas enfermedades -diarrea, quemadura, infección, fiebre y alteraciones renales-.

El promedio diario de pérdida de agua en una persona saludable es de entre 1,5 y 3 litros, pero esto depende de la actividad física que realice, el sexo, la edad y el estado fisiológico. Para reponer esa cantidad es imprescindible ingerir líquidos, ya sea agua, diversas infusiones, caldos, jugos naturales, leche o alimentos -frutas y hortaliza-. Si lo que pretendes es perder peso, puedes tomar un vaso de agua o cualquier líquido sin calorías -como infusiones sin azúcar, limonada con edulcorante o jugos de fruta sin azúcar- antes de comenzar a comer; de esta forma, obtienes saciedad y terminas consumiendo menos comida. En caso de practicar actividad física, la hidratación debe mantenerse antes, durante y después del ejercicio porque las pérdidas aumentan con la sudoración y, por ende, te deshidratas rápidamente.

En los casos en los que no se está bien hidratado aparecen problemas relacionados con la visión, memoria, dificultad para resolver problemas matemáticos y para concentrarse. Por otro lado, es sumamente ventajoso tomar entre ocho y diez vasos de agua por día para aliviar el dolor de espalda y los malestares articulares generales. Al mismo tiempo, está comprobado que al consumir, al menos, cinco vasos de agua en forma diaria se reduce el riesgo de padecer cáncer de colon, mama y vejiga.

Ese consumo adecuado de líquido también disminuye el riesgo de padecer cálculos renales, infecciones urinarias y estreñimiento.

Por todo lo planteado anteriormente, SUAT te invita a que te hidrates de manera correcta para cuidar tu salud. Ten presente que la ingesta de dos o tres litros diarios de líquidos te mantendrán bien hidratado y podrás llevar adelante un estilo de vida más saludable. Estos días de elevadas temperaturas ameritan un mejor cuidado del organismo para evitar la deshidratación.

Lic. Magela Mallada
Nutricionista de SUAT

Afiliate
online