SUAT - Día nacional de la lucha contra el Sida 2021

Novedades


29.07.2021

Actualidad

Día nacional de la lucha contra el Sida 2021

El primer caso de VIH en Uruguay se detectó el 29 de julio de 1983. SUAT comparte una serie de preguntas y respuestas vinculadas a esta temática que ha sido elaborada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) infecta a los linfocitos TCD4 del sistema inmunitario que ayudan al organismo a luchar contra las infecciones; este virus se multiplica dentro de esas células y acaba dañándolas y destruyéndolas. Por lo tanto, sin un tratamiento eficaz con combinaciones de antirretrovíricos, el sistema inmunitario se debilita hasta el punto de ser incapaz de luchar contra las infecciones y las enfermedades.

¿El VIH y el Sida son lo mismo?

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (Sida) es un término que se le aplica a las fases más avanzadas de la infección por el VIH, caracterizadas por la aparición de uno de los más de 20 cánceres o infecciones oportunistas potencialmente mortales -se las llama oportunistas porque se aprovechan de la debilidad del sistema inmunitario-. Hoy en día al haber cada vez más personas en tratamiento antirretrovírico (TAR), la mayoría de los infectados no presenta Sida.

Sin tratamiento, ¿cuánto tarda una persona infectada en enfermar?

En las no diagnosticadas o no tratadas con un TAR, los signos de enfermedad relacionados con este virus pueden tardar de 5 a 10 años en aparecer, aunque también puede suceder antes. Por lo general, desde el momento en que se contrae el VIH hasta el diagnóstico de Sida pasan entre 10 y 15 años, si bien este intervalo puede ser superior. Cabe mencionar que un porcentaje muy bajo de pacientes ha conseguido controlar la infección sin TAR -se los denomina “controladores de élite”-, aunque la mayoría de las personas necesita tomar un TAR para no enfermarse.

¿Cómo se trata la infección por el VIH?

Aunque no tiene cura, sí se puede tratar con antirretrovíricos y su acción consiste en detener la replicación del virus. El TAR puede reducir tanto el número de virus presente en el organismo que incluso llega a que el sistema inmunitario logre funcionar normalmente y la persona infectada tenga buena salud -solamente si se cumpla el tratamiento y éste siga siendo eficaz-. Y la probabilidad de transmisión del VIH a otras personas también es mucho menor cuando el tratamiento funciona.

¿Qué enfermedades pueden afectar a las personas con VIH?

Al asegurar que el sistema inmunitario sigue sano, el TAR permite que las personas con VIH tengan una vida larga y saludable. Sin embargo, en algunos contextos, muchas personas que viven con VIH no son diagnosticadas, no reciben tratamiento o no lo aplican como es debido, con lo cual la enfermedad progresa.

Las personas con VIH que desarrollan una inmunodeficiencia grave y que no están bajo tratamiento antirretrovírico contraen con frecuencia infecciones oportunistas y algunos cánceres raros -como el sarcoma de Kaposi-. La tuberculosis es la principal causa de muerte en personas que viven con VIH en África, y también una de las principales en todo el mundo. La búsqueda sistemática de síntomas de tuberculosis y el inicio temprano del TAR pueden mejorar en gran medida la salud de estas personas. Otras coinfecciones frecuentes en algunas poblaciones son las hepatitis B y C.

La infección por el VIH puede dar lugar a una serie de problemas de salud: ahora las personas infectadas viven más tiempo y envejecen, por lo que las enfermedades cardíacas, el cáncer y la diabetes se están volviendo más frecuentes.

Prueba de detección del VIH

La realización de esta prueba es la única manera de saber si una persona está infectada o no, y se puede diagnosticar mediante pruebas diagnósticas rápidas que proporcionan resultados en cuestión de minutos. El conocimiento del estado serológico tiene dos beneficios importantes:

  • Quienes den positivo pueden iniciar un tratamiento antes de que aparezcan los síntomas, lo que brinda la posibilidad de prolongar la vida y evitar complicaciones de salud.
  • Quienes conozcan su estado serológico, reciban TAR y lo sigan sistemáticamente, y con carga vírica que se haya suprimido, no transmiten el VIH a sus parejas sexuales.

¿Cómo se puede prevenir la transmisión sexual del VIH?

A nivel mundial, el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) se transmite principalmente a través del sexo vaginal y anal sin protección. Por consiguiente, se pueden utilizar varios métodos para evitar que esto suceda y se recomienda el uso de una combinación de intervenciones preventivas eficaces, tales como:

  • Usar preservativos masculinos o femeninos y un lubricante compatible de manera sistemática y correcta.
  • En el caso de las personas seronegativas, tomar profilaxis antes de la exposición al VIH (PrEP) para prevenir su transmisión.
  • Las personas seronegativas que han estado expuestas al VIH, la profilaxis posterior a la exposición (PEP) puede evitar la infección si se administra en las 72 horas siguientes a la posible exposición.
  • Las que ya están infectadas, deben tomar TAR para reducir la carga vírica a niveles indetectables -lo que significa que no transmitirán el VIH a sus parejas sexuales-.
  • En cuanto a los adolescentes y hombres que viven en entornos con alta prevalencia del VIH, la circuncisión voluntaria practicada por personal sanitario cualificado reduce el riesgo de infección por el VIH al mantener relaciones heterosexuales.
  • El diagnóstico y tratamiento de otras ITS.
  • Conocer su propio estado serológico para fomentar comportamientos sexuales de menor riesgo.

¿Qué es la profilaxis antes de la exposición?

La profilaxis previa a la exposición o PrEP es un medicamento que pueden tomar las personas seronegativas para no infectarse. Cuando se toma como se recomienda, es muy eficaz para prevenir la infección por el VIH. Se le recomienda la PrEP a los que tienen mayor riesgo de contraer el VIH.

¿Qué otros tipos de atención necesitan las personas infectadas por VIH?

Aunque el TAR ayuda a que el sistema inmunitario se mantenga fuerte, las personas con VIH pueden beneficiarse del asesoramiento y apoyo psicosocial para asegurarse de que están realmente “viviendo bien”. La infección por el VIH es tratable, pero es una enfermedad crónica de por vida y las personas pueden necesitar apoyo para su salud mental y cambios en su estilo de vida con el fin de mantener una buena salud. El acceso a una buena nutrición, agua potable e higiene básica también ayudan a mantener una buena calidad de vida. Al igual que la población general, las personas con VIH pueden padecer muchas otras afecciones que necesitarán de tratamiento y atención.

Fuente: OMS

Afiliate
online