SUAT - Lesiones por electricidad y cómo proceder ante cada caso

Novedades


18.02.2021

Actualidad

Lesiones por electricidad y cómo proceder ante cada caso

Saber vivir mejor -programa que se emite por Canal 10- se acercó nuevamente hasta las instalaciones del Centro de Capacitación en Emergencia de SUAT para conocer sobre los accidentes que involucran a la electricidad, además de las lesiones que se pueden registrar en estos episodios y cuáles son los primeros auxilios necesarios.

El licenciado Gaspar Reboredo, instructor del mencionado Centro de SUAT, se refirió a las lesiones que ocasiona la corriente eléctrica y señaló que se pueden dividir en dos tipos de acuerdo a la tensión: las domésticas y las de alta tensión. En tanto, aclaró que existe un par de factores “que se mezclan para cuantificar la lesión: uno es el voltaje y también está el tiempo de exposición, no es lo mismo la persona que recibe la descarga eléctrica (‘la patada’ como comúnmente se dice) o la persona que queda ‘pegada’ directamente a la corriente durante mucho tiempo”.

La lesión será diferente en función del tiempo de exposición al voltaje. Las que se generan por contacto con la corriente eléctrica “van desde un paro cardiorrespiratorio -cualquier intensidad de la corriente puede provocar un paro, explicó Reboredo- hasta lesiones por quemadura menores; y en el medio se pueden registrar arritmias cardíacas, paros respiratorios y cuando son de alto voltaje suceden fracturas, quemaduras de tercer grado e incluso la amputación de miembros”.

Los casos más habituales de electrocución son los domésticos, por lo cual los primeros auxilios siempre deberán comenzar por la seguridad de la persona que brindará la asistencia y esto se hará cortando la fuente de la corriente eléctrica. Asimismo, el especialista puntualizó que lo primordial es la prevención: se debe tener un sistema eléctrico que cuente con llave térmica para que se corte la corriente automáticamente ante un cortocircuito.

Si la lesión es una quemadura, entonces habrá que dejar correr agua sobre la herida durante 20 minutos para revertir el efecto térmico hasta que llegue la ayuda médica; en este punto, Reboredo subrayó que no se tiene que colocar absolutamente ningún producto, ni cremas ni pasta de dientes.

Por otra parte, si luego de la electrocución la persona pierde el conocimiento y no respira entonces se tendrá que responder de la misma forma que ante un paro cardíaco: “Masaje cardíaco, fundamentalmente, e incluso junto a la ventilación, y si hay un desfibrilador en la vuelta lo utilizo y no paro de hacer las maniobras de resucitación hasta que esté la ambulancia”.

Otra situación particular es la fulguración por rayo (es decir, los efectos causados por el paso de un rayo mediante el cuerpo) que aunque no es frecuente, de todas maneras no es un tema menor porque se genera un paro respiratorio. Sobre este tema, Reboredo explicó que “la corriente corre por el cuerpo y tetaniza la pared costal, entonces la víctima no puede ventilar o inhibe al centro respiratorio y, además, hay una particularidad porque cuando cae una rayo en un punto, la descarga eléctrica la pueden recibir todas las personas que permanecen cercanas a la víctima que recibió el rayo”.

Conocé todos los detalles en el siguiente video:

Afiliate
online