SUAT - Semana mundial de la lactancia materna 2020

Novedades


31.07.2020

Actualidad

Semana mundial de la lactancia materna 2020

Del sábado 1° al viernes 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna (SMLM) y el lema elegido para este año es el siguiente: “Apoyar a a lactancia materna para un planeta más saludable”.

En esta edición se hace foco en la repercusión de la alimentación infantil sobre el medio ambiente y también lo que representa para el cambio climático. Por ende, se presenta como esencial proteger, promover y apoyar la lactancia materna para la salud del planeta y su gente.

Su puesta en práctica es beneficiosa para las madres y los lactantes, y es fundamental para alcanzar muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): mejora la nutrición; previene la mortalidad infantil; reduce el riesgo de padecer enfermedades no transmisibles; favorece el desarrollo cognitivo y la educación; y, además, contribuye a reducir la pobreza, promover el crecimiento económico y reducir las desigualdades.

Esta semana es coordinada por la Alianza Mundial Pro Lactancia Materna (WABA, por sus siglas en inglés), la cual es una red mundial de personas y organizaciones interesadas en la protección, promoción y apoyo de la lactancia materna en todo el mundo, basada en la Declaración de Innocenti, los Diez Pasos para Nutrir el Futuro y la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño de la Organización Mundial de la Salud (OMS)/ y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Destacados beneficios

Existen importantes ventajas para el bebé al ser alimentado exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida. Siguiendo esta línea, compartimos la información difundida por la Sociedad Uruguaya de Pediatría (SUP):

  • La lactancia materna es una forma natural y de bajo costo de alimentar a los bebés, y contribuye con la reducción de la pobreza. Es asequible para todo el mundo y no es una carga para el presupuesto familiar a diferencia de la alimentación artificial.
  • Cuando es exclusiva y continuada por dos años o más, proporciona nutrientes de alta calidad y una adecuada energía, y puede ayudar a prevenir el hambre, la desnutrición y la obesidad. También significa seguridad alimentaria para la niñez.
  • Mejora significativamente la salud, el desarrollo y la supervivencia de lactantes y niños. Asimismo, contribuye con la mejora de la salud y el bienestar de las madres, tanto a corto como a largo plazo.
  • La lactancia materna y la alimentación complementaria adecuada y de buena calidad son fundamentales para el aprendizaje, colaborando de manera significativa en el desarrollo mental y cognitivo.
  • Ayuda a la equidad al ofrecer a cada niño el mejor comienzo en la vida. La lactancia materna es un derecho único de las mujeres que debe ser apoyado por la sociedad para que puedan amamantar en forma óptima. La experiencia puede ser satisfactoria y enriquecedora para la madre, ya que asume el control sobre cómo alimentar a su bebé.
  • Con la lactancia a demanda se proporciona toda el agua que necesita un bebé, incluso en verano. En cambio, la alimentación con fórmula requiere de acceso a agua potable, higiene y saneamiento.
  • La lactancia materna es una fuente de sustento y nutrición sostenible, saludable, viable, no contaminante y no depredadora de recursos.
  • Implica menos residuos en comparación con la alimentación con fórmula. La producción industrial y la distribución de las fórmulas infantiles conllevan desechos que contaminan los mares y afectan la vida marina.

SUAT se adhiere a lo informado por la SUP en todos sus puntos y, asimismo, mantiene prácticas saludables en la empresa en lo que respecta a la lactancia y a su estímulo (educación, promoción, apoyo, y Sala de Lactancia, entre otros temas).

Fuentes: WABA, OMS y SUP

Afiliate
online