SUAT - Día nacional de la resucitación cardíaca

Novedades


11.05.2020

Actualidad

Día nacional de la resucitación cardíaca

El 11 de mayo es una jornada especial porque a nivel nacional está dedicada a la toma de conciencia sobre la importancia que tiene el hecho de saber realizar maniobras de resucitación cardíaca y atender a una posible víctima de muerte súbita con el fin de salvarle la vida.

La evidencia científica nos dice que por cada minuto que transcurre sin que la persona reciba el masaje cardíaco pierde 10 % de chance de sobrevivir y si se espera a la ambulancia sin aplicar maniobras las oportunidades de sobrevida no superan el 7 %. En cambio, si los testigos presenciales inician rápidamente el masaje cardíaco, entonces las posibilidades se duplican y si, además, se utiliza un Desfibrilador Externo Automático (DEA) esa cifra se elevará a más del 50 %.

La muerte súbita o paro cardíaco es, generalmente, de aparición repentina e inesperada, sin síntomas previos; el 80 % sucede en el ámbito extra hospitalario. La principal causa consiste en el infarto agudo de miocardio que provoca una fibrilación ventricular -arritmia que ocasiona que el corazón pierda su capacidad de contraerse en forma organizada- por lo que deja de latir y de bombear sangre hacia todo el organismo.

La supervivencia de las personas que sufren un paro cardíaco depende de que se realice una serie de acciones encadenadas, en el menor tiempo posible, denominadas cadena de supervivencia. Y debido a la actual situación generada con la pandemia por COVID-19, al enfrentarse a un paro cardiorrespiratorio (PCR) se recomienda: llamar inmediatamente a la Emergencia; pedir un DEA -si es que se encuentra disponible-; si la víctima no tiene tapabocas colocado, se le tendrá que cubrir la boca con una prenda e iniciar el masaje cardíaco -colocando las manos en el centro del pecho, comprimiendo fuerte y rápido-; cuando esté el DEA, encenderlo y seguir las instrucciones; y continuar con la reanimación que llegue la ambulancia.

En el caso de contar con entrenamiento en resucitación cardíaca y saber cómo efectuar ventilación boca a boca, tener presente que existe la posibilidad de contagiarse; en el caso de ponerlo en práctica, entonces habrá que consultar con un médico luego de la intervención. Cuando se trata de víctimas pediátricas se hará ventilación boca a boca, y en los lactantes será boca a boca y nariz; en estas situaciones también se deberá consultar con un médico en forma posterior.

En el entendido de que la ciudadanía tiene que estar preparada para esos momentos, y en el marco del Plan de Responsabilidad Social Empresarial, SUAT aporta instructores para enseñar estas maniobras, además de desarrollar programas de entrenamiento -tanto a la población como a profesionales de la salud, rescatistas y guardavidas-.

También te invitamos a ver este video en el que encontrarás información valiosa sobre cómo actuar en estos casos para ayudar a alguien en cualquier momento y en cualquier lugar.

Afiliate
online