SUAT - Día mundial contra el cáncer 2020

Novedades


04.02.2020

Actualidad

Día mundial contra el cáncer 2020

Cada 4 de febrero se conmemora esta iniciativa que fue designada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) con el propósito de aumentar la toma de conciencia y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y el control de esta enfermedad. En esta edición se cumplen 20 años de la creación del Día mundial del cáncer.

La campaña del corriente año se desarrolla bajo el lema “Yo soy y voy a” y apunta a que todo el mundo se comprometa a fortalecer las acciones dirigidas a reducir el impacto del cáncer, lográndolo mediante la reducción de los factores de riesgo e impulsando la detección del cáncer en etapas tempranas, además de la mejora en el acceso al diagnóstico, al tratamiento adecuado y a los cuidados paliativos.

Los factores de riesgo modificables más comunes para el cáncer son compartidos con los de otras enfermedades no transmisibles e implican lo siguiente:

  • El consumo de tabaco
  • La baja ingesta de frutas y verduras
  • El uso nocivo del alcohol
  • La falta de actividad física

Algunos de los factores específicos para cáncer incluyen las infecciones crónicas del virus del papiloma humano (VPH) -cáncer cervicouterino-, hepatitis B y C -cáncer de hígado- y H. pylori -cáncer de estómago-. Se estima que entre el 30 y el 40 % de los cánceres se puede prevenir al reducir la exposición a estos factores.

En la Región de las Américas, el cáncer es la segunda causa de muerte. Los tipos de cáncer que causan más muertes entre los hombres son: pulmón (19,6 %), próstata (12,1 %), colorrectal (9,3 %), hígado (6 %) y estómago ( 5,4 %). En las mujeres son: pulmón (17,4 %), mama (15,1 %), colorrectal (9,5 %) y cervicouterino (5,2 % ).

Esta enfermedad es un problema de salud y una cuestión humana muy importante: actualmente fallecen 9,6 millones de personas al año en todo el mundo por esta razón, pero hay que tener presente que al menos un tercio de estas enfermedades se puede evitar.

Las instituciones, empresas y los lugares de trabajo desempeñan un papel fundamental para conseguir reducir la carga del cáncer al crear entornos laborales más saludables, ser una voz potente en la comunidad y actuar como apoyo fundamental para sus empleados afectados por la enfermedad. Además, cada persona tiene la capacidad de reducir el impacto del cáncer para sí misma, sus seres queridos y los que le rodean.

Fuente: Organización Panamericana de la Salud (OPS)

Afiliate
online